¡Qué alegría cuando me dijeron vamos a la Casa del Señor!

Es un gusto poder saludarlos nuevamente a todos ustedes queridos peregrinos. Con mucha alegría vienen, desde lugares lejanos, a ver al Señor de Esquipulas, de nuestra fe firme bastión.

Cada vez que nosotros emprendemos un viaje, una peregrinación, dejamos algo atrás y nos dirigimos hacia adelante buscando un destino, una orientación, una guía. Cada peregrinación es una oportunidad que Dios nos da para dejar atrás muchas cosas en nuestra vida y buscar más confiadamente a Aquel que es “El Camino, la Verdad y la Vida ”.

La visita al Santo Cristo de Esquipulas pasa por varios momentos importantes: la llegada al Santuario, la visita en el Camarín, la Celebración de la Santa Misa , el perdón de nuestros pecados, la bendición de nuestras reliquias y recuerdos, momentos de oración intensa ante el Señor, la encendida de nuestra veladoras y candelas, etc. Sí nosotros hacemos debidamente cada uno de los pasos de nuestra peregrinación vamos a salir de este Encuentro Personal con el Señor fortalecidos en nuestra fe, reanimados en nuestra esperanza y fervorosos en el amor.

En esta ocasión ponemos en sus manos un pequeño portal que contiene los detalles generales de la Historia de la Basílica de Esquipulas, del Santo Cristo y otras informaciones importantes que pueden complementar su visita a Esquipulas.

En nombre de la Comunidad Benedictina los saludo y deseo para ustedes y sus familias la abundancia de las bendiciones del Santo Cristo de Esquipulas. Que la alegría de celebrar nuestra fe dentro de esta hermosa Basílica nos motive para vivir cada día de nuestra vida como buenos hijos e hijas de Dios y fieles devotos del Señor de Esquipulas.

Que Dios les bendiga abundantemente,

+ Abad Héctor Sosa Paz osb

Rector de la Basílica